Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Ira del agua
Lun Jun 26, 2017 2:22 am por Izayoi

» Es un cliche...? seh, y que?
Dom Jun 11, 2017 9:22 pm por Hibiki

» Ira del trueno
Jue Jun 08, 2017 10:28 pm por Etincel

» Ira del viento
Jue Jun 08, 2017 10:24 pm por Etincel

» Ira del fuego
Miér Jun 07, 2017 1:44 pm por Rio

» ¡El paraiso llamado Akihabara!
Lun Jun 05, 2017 1:48 am por Izayoi

» Sister Gorgon
Lun Jun 05, 2017 12:10 am por Zess

» Eiserne Jungfrau
Dom Mayo 28, 2017 4:17 pm por Eita

» Drama and Spectating
Dom Mayo 28, 2017 4:15 pm por Eita


Una conversación ante lo divino (privado)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Una conversación ante lo divino (privado)

Mensaje por Sanzo el Vie Jun 10, 2016 5:44 pm

En el monte Jiuhua en china
El templo Liánhuā dì yī, estaba casi vacío, mucho monjes se encontraban, con permiso, en la ciudad más cercana (Chizhou), comprando lo necesario para el invierno que amenazaba a con cerrar el camino hacia el templo. Los pocos que quedaban se encontraban realizando sus tareas diarias de limpieza y oración, salvo uno…

El Sanzo del templo se encontraba en el salón de meditación, un cuarto de piso de madera pulido y brillante bien tratado por los años de esmero y limpieza de los discípulos, asi como toda su infra estructura echa de piedras, madera milenaria y acabados de oro los cuales se encontraba, alumbrado por velas, sobre un pedestal, revelando las estatua de oro de buda en esta, sentado encarando la divina estatua, se entraba en postura de loto un hombre de aparentes 25 años, cabello de oro que brillaba con la luz de las velas, su piel blanca parecía un pieza de la porcelana, sus finas manos descansaba sobre sus rodillas. Su concentración era tal que ni el frio, que cada vez parecía amenazar con volverse nieve no lo molestaba. Quizá sea el estado de trance y armonía más perfecto que pudo conseguir en sus 25 años, fue tan profundo que no se percató cuando del pulido suelo de madera cambio por la suave y fría nieve.

No fue cambio de su entono, si no la repentina cantidad presencias, entre ellas, poderosas y podía decirse sagradas, que lograron que sus ojos se abriesen lentamente permitiendo que su mirada violeta contemplase el extraño lugar. Parecía un bosque pero, congelado, un lugar desconocido para el, había nieve y escarcha alguno que otro árbol, lo más seguro estaba teniendo una visión o algo de esa clase, apoyo su descalzo pie derecho sobre el blando y blanco suelo, ignorando el frio; asumiendo que esta cesación era parte de la ilusión; apoyando sus manos sobre su rodilla se incorporó y una vez en pie tubo una mejor notaba del lugar, miro sobre su hombro un grupo de montañas, no supo por que debía ira para ese lugar y cuando se dio cuenta ya estaba de camino hacia ese lugar. Camino durante lo que le parecieron horas, sus pies le suplicaban por abrigo, estaba muy frios, más por suerte no parecían congelados. Por lo que no le dio mas importancia al asunto continuo, finalmente frente a una de las grandes montañas, cansado hambriento y muerto de frió, junto un poco de nieve limpia y se la llevo a la boca, esperando que esta se derritiese y tener al menos algo que beber. Con su mano frías sujeto algunas irregularidades de la superficie rocosa y comenzó a escalar. No sabía porque lo hacía, ni cuál era el fin de esta visión que le parecía muy larga pero, trepo por horas, de teniéndose en algunas en alguna saliente para descansar y mirar sus mano rojas y a lo lastimadas por la contante de la baja de temperatura y la friccion de las rocas contra su piel, sus pies no estaban en mejores condiciones. No había lógica en lo que estaba haciendo, se repetía pero, volvía a escalar, el cielo oscureció pero no lo detuvo, debía alcanzar la sima, algo le decía que era necesario, ignoro como pudo y se aferro a las rocas por cada aullido del viento, que parecía desea echarlo de la montaña.

Finalmente al hallar la cima cansado miro al su alrededor, el mar de nubes bajo el, la inusual pero agradable sensación del pasto verde. Se sentó en el suelo en pose de loto contemplando todo, el mas de nubes, las cuatro cuarto montañas sobre saliendo, partiendo las nubes cuales olas en rompiendo contras acantilados de estas cinco montañas la que estaba en medio se erguía más alto que las demás. Observo el cielo estrellado, ningunas estrellas le eran familiar y la presencia de las lunas inquietante pero, no le importaba, no le importaba el cansancio o el dolor de sus manos y pies. En estos momentos se bestia en paz, cerro los ojo y comenzó a meditar
Sanzo
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Una conversación ante lo divino (privado)

Mensaje por Shinya C. Stelliferum el Sáb Jun 11, 2016 10:31 pm

Comencé a pasearme por el digimundo y el mundo humano hace demasiado tiempo, no tenía idea que me atraía de aquellos mundos que vigilaba mi señora y porque los había dejado crearse, si bien yo era parte de éste extraño mundo que hace poco se había fucionaro, fui creado por Yggdrasil y habité el mundo digital como cualquier otro Digi-Human , no me sentía parte de él ni mucho menos, siempre había poseído dudas existenciales que ni el Rey de éste mundo pudo responder con claridad por lo que supuse el destino me había guiado a Etincel, la diosa de la creación. Yo no creía en el destino pero tampoco en las casualidades por lo que se me hacía demasiado extraño y llegaba a ser relativo. Para saber, me encontraba en mi forma humana, observando cómo el lugar que dejé en manos de Yggdrasil había crecido, se había fusionado con los otros digimundos. Suspiré notando que ya no me necesitaban tanto como antes pero pronto sentí la presencia de un portal cercano, era extraño, hacía tiempo no veía portales aleatorios, era algo que no solía suceder en Ethelentia ppr lo que me encaminé hacia donde la presencia pues, si, había logrado captar también un ente no digital.

Miré la montaña con la que me tope ¿Un humano había llegado hasta allí? Vaya, la mayor parte de mi ser sentía pereza en solo pensar de trepar por allí, sin mencionar que no lo necesitaba en lo absoluto, abrí un portal hasta la cima de aque gigante rocoso y al cruzar el pórtico vi a uno hombre de espaldas, sentado en el suelo, lucía frío no sólo él sino que estaba helado- Vaya, un humano ¿Qué le trae por aquí? -Ladee la cabeza con una sonrisa labial y perennemente propia de mi, solían decirme que tenía aspecto cínico.

_________________


Spoiler:
Shinya C. Stelliferum
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Una conversación ante lo divino (privado)

Mensaje por Sanzo el Dom Jun 12, 2016 2:11 am

Sus respiraciones era lentas pero, profundas todo indicaba que se encontraba en paz y armonía con sigo mismo y lo que le rodeaba, pese al frió y los dolores de su cuerpo dados por el entumecimiento y la sobre exigencia de haber caminando por horas y escalado la sima de esta imponente montaña.

Finalmente en lo que pudo se catalogado como trance o lo mas seguro un coma, su concentración se vio afectada por una voz desconocida, una voz que le preguntaba algo que llevaba preguntándose desde que apareció en este extraño lugar –¿como voy a saberlo?- respondió sin girarse hacia la voz, solo abrió los ojos contemplando nuevamente aquel escenario celestial  las tres lunas se movían lentamente –llevo preguntándome los mismo desde que llegue aqui, que tontería estaba meditando y de pronto acabe en este lugar tan extraño-

-no se como llegue a este mundo-dijo casi en una queja apoyando sus manos sobre el suelo y suspira –Tu presencia no es la de un humano y no parecer un espíritu- se paro lentamente y chasqueo la lengua al sentir su cuerpo entumecido, trasformando un improperio contra su cuerpo en un gruñido, luego gira lento no por deseo de lucir o algun sentido de vanidad solo no queria descompensarse pero ver al extraño, frunció el ceño serio -¿quien o que eres tu? tu presencia no es normal-
off:
perdon lo corto
Sanzo
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Una conversación ante lo divino (privado)

Mensaje por Shinya C. Stelliferum el Lun Jun 13, 2016 7:27 pm

Mantuve mi eterna sonrisa labial tatuada en mi rostro, no importaba en que situación estuviese siempre podía mostrar una sonrisa de confianza o de socarronería y sarcasmo marcado, no me explicaba como dichas palabras podían describir un solo gesto pero probablemente eran los años de esfuerzo que le había puesto a mi semblante, forzando al mismo a no cambiar ni siquiera en la más mínima arruga, sin embargo podía distinguirse, solo a veces, una mueca de agrado o afabilidad sólo que todo tiene su costo y ya sea no cambiar en absoluto la mirada u hacerlo ponía en tela de juicio a cualquiera, inclusive a mi por supuesto. Ladee la cabeza al ver lo cascarrabias que era el humano ¿Le desagradaba? Bueno exactamente era complicado hacer amigos pues los seres humanos o digimon solían ser mas complicados o curiosos de lo que demostraban. Suspiré suavemente caminando alrededor de él ¿Era de alguna religión? Recordaba que los budistas adquieren esa pose para "conectarse" con los dioses u espíritus, algo similar. Negué con la cabeza mirando hacia donde él- Mmm tu religión ¿Es el taoísmo o budismo?. -Pregunté ladeando la cabeza sin mirarle.

En cuanto posó sus ojos sobre mi figura le devolví la mirada encarnando una ceja de forma pronunciada ¿Estaría bien decirle? Él era creyente por lo que hablar sobre mi existencia podría mandar toda su religión al diablo, aún así rondaba el hecho que sería descortés no responder a su inquisición por lo que cerré los ojos un momento y volví a abrirlos- Comenzando por éste lugar, se llama el Digital World también Digimundo, aquí habitan los digital monster abreviado, digimon ya sea singular o plural, no digimons. -Expliqué por si acaso aunque su mal humor parecía que duraría- Me llamo Shinya, soy lo que ustedes los humanos según en catolicismo llamarían "La mano derecha de dios" Aunque realmente no existen dioses como Amaterasu o Buda, son sólo mitos de los humanos. Yo soy el guardián de la diosa de la creación. Mucho gusto~ -Extendí mi mano hacia él para estrechar la suya.

_________________


Spoiler:
Shinya C. Stelliferum
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Una conversación ante lo divino (privado)

Mensaje por Sanzo el Lun Jun 13, 2016 9:20 pm

El silencio era eterno y breve en esos momentos, una palabra podía cortar el eterna letargo del silencio y al terminar el echo del sonido regresaba a imponer su presencia, parecía como si el extraño esta curiosamente incómodo.

-soy un budista, un sanzo- respondió, buscando en sus bolsillos algún cigarro y fuego para consumir, se le antojaban además de calentarle pero, nada. Maldita la hora que se le ocurrió fumarse el ultimo cigarro que tenía antes de ir a meditar

-conque digi wolrd ¿eh?- comento observando el lugar –suena curioso- contesto para luego llevar una mano en la cabeza para luego reir entre diente y mirar en los que se podría considerar algo altanero pero, en su vista no se notaba algún dejo de soberbia, simplemente deseos de desafío –que ingenuo eres, si crees que un budista considera a buda un dios– comento con una sonrisa ladeada y podría considerarse si temor a fallar aquella actitud no era muy poco propio de un hombre santo y sobre todos del rango de un Sanzo –el estado de buda buda como le llamas el estado máximo de iluminación que puede llegar a alcanzar el hombre, aunque si, nosotros los budistas si tenemos dioses entre nuestras creencias, entre ellos 5 grandes principales y no tranquilo Amaterazu no está entre ellos –

Escucho la presentación del ser ante el y respondiendo a la tenida de mano solo se encorvo en señal de un debatible respetuosa reverencia –mis más sinceras condolencias tu vida debe será realmente aburrida- contestos sin temor a castigo o a la ira de extraño. Pues en estos momentos el monje frente a Shinya parecía ser mucho más extraño… puesto su manera de ser rallaba entre la elegancia de un noble y la actitud descortés y pedante de una miserable, también se demostraba su sabiduría respecto a la religión con la que se crio pero, no parecía arraigado a ideas estrictas que le cegasen y hiciesen negar las palabras del joven de sonrisa

-supongo que me toca presentarme, solo soy un humilde sanzo, un humano idiota que estaba meditando y llego a este lugar, al sentir una presencia; subí a este monte, el cual parece ser el equivocado; aun siento esa presencia pero, no creo que sea el momento de encontrarme con eso- finalmente estrecho la mano del extraño de nombre Shinya –el placer es mio-
Sanzo
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Una conversación ante lo divino (privado)

Mensaje por Shinya C. Stelliferum el Miér Jun 15, 2016 9:53 pm

Sonreí, ni sabía porque me dio la sensación de ser un budista a pesar de su vulgar carácter ¿Qué problema tendría el humano? Hice un chasquido con los dedos índice recordando que podía simplemente averiguar sus datos pidiéndole al sistema dicha información sin problema alguno, probablemente ya estaría registrado en el digimundo. Si bien era un atrevimiento meterme en su vida privada, en mi poder estaba la posibilidad de revisar su data de arriba a abajo, de hecho lo estaba haciendo ya que era parte de mi función, un ser humano no llega al digimundo porque si, menos uno tan engreído y petulante, usualmente los niños elegidos eran menores a 17 o 20 años de edad pero éste... La sonrisa nunca se borró de mi rostro, era curioso de todos los humanos- Así que acerté. -Me mecía hacia adelante y atrás, divertido por la conversación, los humanos si que eran desconsiderados aún frente a otros que tratan de ayudarlos u otro tipo de situaciones- Vaya, no creí que fueras un fantasma vanidoso. Me equivoqué. -Confesé con poca preocupación mientras levantaba los hombros en señal de cansancio. Mi brazo se elevó y lo tomé del codo tirando poco a poco.

Mi sonrisa se estiró un poco y estreché los ojos un poco, mi rostro era afable, cualquiera diría que me divertía- ¿Aún crees en eso? Quizás el ingenuo no soy yo. No me creería mucho por ser un Sanzo ni mucho menos siendo quién soy. -Me senté junto a él en la misma posición para escucharlo, era ese tipo de personas sabelotodo y tsundere, alguien de orgullo inflexible que provocaría el doble camino de la evolución en un digimon, nada agradable- En absoluto, soy un Digi-Human, se supone que somos programas que administran y eliminan los virus del Digimundo pero yo soy superior al distema, aunque sería un antivirus. Tengo más preguntas existenciales que cualquiera. Es curioso ser yo, no puedo descubrir el porque de la creación y demás, sin mencionar que el único resultado lo tiene mi señora, los mundos cambian. Ver a una raza cambiar es muy entretenido, no me interesa el amor por lo que no tengo problemas. La vida humana no es igual a la nuestra o mía. -Apreté su mano sacudiendo con energía la misma, sin duda me agradaba poder charlar con alguien que no fuese la diosa, no es que no me agrade pero un cambio nunca está mal- Hajimemashite. Sanzo Kozen-chan. -Concebir una sonrisa traviesa fue lo más sensato.

_________________


Spoiler:
Shinya C. Stelliferum
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Una conversación ante lo divino (privado)

Mensaje por Sanzo el Jue Jun 16, 2016 11:20 am

Ante el comentario del peli blanco se recogió de hombros-soy una persona- comento sin mucho animo –mi vanidad de pende claramente de los primeros cinco minuto de conversación, el tiempo que te tomara hacerme una persona-

Su actitud seguía siendo terca y algo soberbia ocultando encarecidamente el frio que sentía, sin la meditación de su lado su cuerpo a ora era presa del entorno, sobre todos con la ropa que traía, unos jeans blanco, una túnica delgada sin mangas, dos cinturones de oro, uno en la cintura y otro pierna izquierda escrito con un Sutra humano contra demonios, guantes largos asta por de bajo de los hombros sujetados por unas argolla doradas, sin dedos, salvo por el del medio que consistía un añillo que sujetaba la tela, descansando sobre su cuello un collar con tres esferas plateadas, con el frio que de momento sentía y la nada de ayuda de sus ropas blancas era sorprendente por no decir casi admirable que se mantuviese estoico, eso o realmente el hombre es terco.

-lo que crea o no, no viene al caso, no existe más gloria en los títulos que supere a las sumas trabajos que estos implicas- contesto sin mucho interés –de todas formas no soy un buen ejemplo de sanzo como para arrodillarme ante ti- dice restando importancia al tema –si quieres conocer a un verdadero creyente que se la pase orando por lo muerto, cantando sutras al amanecer y haciendo eventos publico, ve a japon con el Sanzo Enzei, a la india por el sanzo adhab, al sur de china al Sanzo Tomoe o quizá a Yemen a visitar la tumba del santo Hadmeth en lo que seleccionan a un nuevo Sanzo, a conclusión de esos cuatro ancianos, soy un sanzo descarriado y que fue un error nombrarme Sanzo a los 12 años pero fuel la voluntad del sanzo que me presedio por lo que tuvieron que morderse sus leguas venenosas- sonrio ante lo ultimo recodando el coraje de los Sanzos

Apenas le dedico uno minutos para mirar al extraño “digihuman” sonaba raro, a si que siempre si estaban en un mundo digital, sonrió de lado y eso que en el templo no habían esos aparatemos –y seguramente estuviste viendo mi información personal, tsk… que desagradable- se llevo una mano en la boca no en señal de admiración o sorpresa sino para calentar un poco su extremidad y de paso engañar a su cuerpo haciéndole creer que fumaba un cigarro y de alguna forma calentarse-je eres igual que un budista, buscando el conocimiento o la iluminacion- por ese pequeño instante bajo su mano de su rostro, sus facciones se relajó dejado lucir su belleza propia su cabellos dorado se mecía suavemente a favor de viento, por un momento no pareció humano pero, tan rápido como se creó esa imagen desapareció-seria más fácil decir que no tienes celo por nadie, amor creo que es algo más complejo y molesto, que simplemente sentirte atraído por alguien- miro al muchacho -eso es bueno las cosas que no cambian son realmente aburridas-

Noto como es que agitaba la mano y le llamo por su nombre, era oficial si averiguo de él, eso le molesto y con un movimiento brusco aparto su mano de la de el y no se limito con eso sino que poso ambas manos sobre la cabeza del digi lo que sea y desordeno su cabello –¡¿no te acabo de decir que es desagradable investigar sobre otros?! – Regaño para después deslizar sus dedos hacia los lados de la cara del muchacho y pellizcar sus mejillas estirándolas, lo suficiente para que al otro le duela pero no para causar verdadero daño –¡no actúes como un mocoso, si quieres saber algo pregúntalo correctamente!- dicho eso ultimo soto el rostro del digihuman y miro a la montaña más alta, tenia que ir ahí pero, no sabia el porque pero, si sabia que para eso tenía que ser mas fuerte
Sanzo
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Una conversación ante lo divino (privado)

Mensaje por Shinya C. Stelliferum el Dom Jun 26, 2016 10:59 pm

Me quedé escuchando al humano, no estaba con humor, ni inmadurez, suficiente como para seguir una conversación que no llevaría a nada por lo que me quedé escuchando simplemente y observando sus movimientos. Los humanos eran tan extraños, poseyendo un mal genio algo incontrolable y sin embargo había muchos con un corazón tan amable que causaba dulzura, éste humano a mi lado.... No sabía cómo definirlo, incliné la cabeza de un lado a otro con frecuencia fallaba al regresar al mismo lado. Me llevé el dedo índice doblado en un "gancho" mientras miraba el lugar nostálgico el digimundo, lo extrañaba pues me había retirado de las funciones que me dio Yggdrasil hace demasiados años o eso era lo mejor que podía recordar, no me atrevía a preguntar a la diosa primigenia poniendo en duda si realmente en el pasado había sido un Digi-Human pero aquí estaba y deseaba profundamente creer con ceguera en Etincel pues les debía mi lealtad y eso era lo que conocía, solo a veces me permitía dudar pero ella lograba calmar mis inquietudes con sus eficaces respuestas que generaban aún más dudas, claro, yo no era uno de los primero seres y mucho menos conocía los secretos del universo por lo que las dudas y mi comportamiento extraño eran normales a mis ojos.

Me encogí de hombros ignorando el hecho que si, ya había estado curioseando en sus datos personales y lo hacía constantemente pues la información de ese tipo no era limitada para mi- La vida no es bonita, si te vas a quejar de todo no la vivas. Sé lo que sé porque debo saberlo y sé que no sé nada. Je.... No es como si un comentario fuese a cambiar lo que soy, no sólo aquí tengo acceso a la información personal de los seres de la creación. -Me quité los guantes del uniforme y los arrojé hacia cualquier lado, ya los habría de encontrar y sino pues probablemente tuviese más. Encorve una ceja- Y me lo dice el Sanzo. Yo disfruto de mi ignorancia. -Comenté con ironía, cualquier ser humano podía ser budista si esas eran las condiciones, es deci, tener dudas existenciales sobre todo y todas las cosas así nadie encontraba nada, era relativo pero eso es lo divertido, razones por que la ignorancia que poseía era algo que podía disfrutar. Rasque mi pómulo izquierdo pensando en lo dicho por el Sanzo- No, no siento atracción por nadie. Soy un Shōshō y Shitsuji sensancional. Siento amor por toda la creación hasta cierto punto pero realmente no me atrae nadie. -Mis hombros se levantaron suavemente quitándole importancia.

Sentí sus manos en mi cabello, despeinando mi cabello, ya de por si desarreglado. Abrí bien los ojos, nadie me trataba así hace demasiado tiempo por lo que aparte las manos del Sanzo con delicadeza a pesar que querer hacer todo lo contrario- Si, si. Es inevitable que lo haga, necesito conocer con quien hablo, de todos modos sólo quería saber tu nombre por lo que no es necesario que me despeines. Debes aprender a ampliar un poco mas tus perspectivas querido. -Acomodé un poco mi cabello sin problema y le lancé un guiño con el ojo derecho- Aún así eso no resuelve mi duda, un humano no llega al digimundo porque si ni por casualidad. Usualmente así se hacen de un camarada digimon por lo que... Supongo que el tuyo debe estar cerca. -Me quité el abrigo del traje militar y lo puse sobre lo hombros del albino.

_________________


Spoiler:
Shinya C. Stelliferum
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Una conversación ante lo divino (privado)

Mensaje por Sanzo el Lun Jun 27, 2016 12:09 am

Sanzo noto lo meditativo –no se si los digi….los de tu especie tengan la misma condiciones que un humano pero, asi como errar es normal, también lo es dudar y buscar la verdad- comento regresando la vista a las montañas –tener dudas es completamente normal pues mientras el hombre sea capas de  pensar por su propia cuentas siempre existirá la duda, los choques de opinión y los conflictos, asi también como entendimiento, claridad y convivencia- miro al hombre de cabello blanco con una mirada casi vacia pero a la vez bondadosa –incluso los dioses cometen errores y pueden tener dudas, acallarlas con palabras de otros no es encontrar la verdad-

-eres maestro de nada y estudiante de todo pero, no creo que disfrutes de aquello de la ignorancia o sino no indagarías para saber más de este desconocido, solo disfrutarías de la conversación- mira al frente –tu diosa seguramente es igual que tu,  asi como yo soy igual que tu en el camino hacia la iluminación- escucho el comentario del muchacho sobre ser sanzo y suspiro con fastidio, no es como si este fuese un carga que podía dejar cuando le de la regalada gana, solo la muerte podía quitarle el rango o quizás entregárselo a su protegido pero, ¡el no tenia uno!–ciertamente no tengo forma de engrandecer algo que en si, no me hace sentir engrandecido- dijo recogiendo se de hombros-si esperas escuchar un discurso inspirador, lleno de espiritu que te haga incluso desear este cago, ya te di el nombre de las personas que debes ver-

Un tic se genero en su ceja, tenia que admitir que estaba mejor dicho que la primera versión donde decía que no amaba pero, si era cierto que este ser tenia los años que tenia entonces se explicaba mucho

–entonces optar por espiar la información de otros, en lugar de averiguarlo por ti mismo- miro al peliblanco con ligero fastidio -creo que no soy y   quien debe ampliar su visión de la vida- comento mientras el muchacho aparto sus manos –supongo, lo siento cerca pero, aun no es el momento, debo volverme mas fuerte para poder lidiar con el, este mundo es extraño para mi y siento que debo conocerlo antes de encontrarme con el- noto como el muchacho se quito la chaqueta para abrigarlo, normalmente su orgullo le aria golpear lejos aquello pero sus músculos estaba muy tensos como para efectuar esa accion –¿conoces el ciclo de resurrección según el budismo?- consulto serio y directo –dime ¿tu has vivido eso, iniciar de cero y ver el mundo en forma diferente?, ¿tomando diferentes decisiones? ¿con una vida diferente? ¿guiado por otro maestro o enseñándole a alguien distinto?- sus dedos le dolían y su pies casi enviaban mensajes de dolor intenso cada que movia una articulación pero el, las ignoraba –has visto este y otros mundo con los ojos de una divinidad ¿Por qué no verlos con los ojos de un mortal?-

Quizas sea el poco oxigeno que entraba en su cabeza o lo inicios de Hipotermia que sentía. Pero no pudo evitar ver a este mundo como una simulación computarizada, con base de datos y programas y como tales podia copiarse -se que como administrador de este mundo no puedes dejar tus tareas pero... ¿y si una parte de ti lo hace? -   miro al hombre de pelo blanco manteniéndose firme aun cuando comenzaba a sentir sueño -antes de por de estar con la presencia que siento, debo conocer ambos mundo.... y para eso debo conocer este.... tu por tu parte puede que te ayude la experiencia.... as vivido la inmortalidad ¿que tal conocer lo que es ser un mortal? experimentar lo que en ambos mundo viste en una trono, ahora vero entre la multitud- a simple vista el muchacho de cabello blanco no parecía ser muy soberbio pero, no importa cuanto un príncipe viva viendo a la plebe, no la entenderá lo que es ser uno hasta que el mismo viva como uno


Sanzo
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Una conversación ante lo divino (privado)

Mensaje por Shinya C. Stelliferum el Lun Jun 27, 2016 4:47 pm

Si bien me gustaban las dudas de la vida, es decir, lo que los humanos solían nombrar como filosofía pura o en sus distintivas ramas de estudio conocidas y desconocidas, para ellos, y pensar constantemente en cada ser de la creación que conocía e iba a conocer posteriormente entre viaje y viaje que deseaba hacer pero de momento no podía, me bastaba y de hecho me sobraba. Había descubierto que charlar con los seres humanos, homo sappiens o como quiera que pueda clasificar, eran tal y como los describía Hobbes, o sea, egoístas, desagradecidos, entre otras cualidades negativas, pero también podían ser amables, cariñosos y mucho mas, por lo que nunca había encontrado a un ser neutro- No somos humanos sencillos, digamos que un Digi-Human corriente muchas veces posee capacidad de la razón pero obedecen al administrador del sistema, desconocen de las tradiciones humanas y como tratar con ellos, son como niños sin sentimiento desarrollado por completo, a veces se desliga un poco revelándose otra el Rey del Digimundo mientras otros lo hacen totalmente o se quedan en el mundo humano. Los que son como yo superan al Rey. Yo puedo darle órdenes por mi posición, otros solo lo superan en poder pero no tienen esa capacidad, yo entró dentro de ambos tipos, supongo. -Mis hombros se recogieron suavemente y presté oídos al monólogo del joven humano, quizás no fuese joven, sin embargo así lo veía yo, era como un pequeño.

Alcé una ceja de forma pronunciada para mostrar mi confusión ante su conclusión, aquella en la que el creía que no averiguar entraba dentro de disfrutar la conversación, realmente ya había charlado con muchos humanos y las charlas por más amenas que hayan sido no deseaba volver a repetirlas y ya poseía experiencia con el tipo de personas como el Sanzo con el que hablaba. Me mecía hacia adelante y hacia atrás con despreocupación hasta que la nombró y mi paciencia junto a todo el respeto se fue al diablo, fruncí el ceño mirándolo enfadado, sentía como mis ojos perdían su amable celeste cielo como piedras preciosas y se oscurecían como las tormentas marinas, marcado mi entrecejo notablemente mi semblante era de molestia mientras que mi posición era similar a la de un militar humano- No compares a Etincel conmigo, ella es mucho más majestuosa y no dejaré que un humano con complejo de soledad y soberbia use su venenosa lengua para nombrar a mi señora. Defenderé el nombre de mi señora al costo que sea necesario, ella es demasiado buena como para que la insultes haciendo comparaciones, ningún dios inexistente de los humanos es como ella.....Byakko. -Mi mano derecho se encendió llamas anaranjadas y negras formando una columna vertical como si estuviese sosteniendo un armas y así era, un rifle francotirador negro de detallas verdes surgió entre las llamas- Aquí está Byakko, la bestia del rayo y tigre del oeste. Es la única bestia divina que he visto hasta ahora de la mitología humana. El resto deben estar dentro del palacio de la diosa pero no conozco a ninguna deidad u animal divino aparte de mi señora y Byakkomaru. Adelante. -Le ofrecí el arma poniéndome de cuclillas sin soltar dicho objeto belicoso.

Asentí con una nueva sonrisa y rostro amables, divertidos, suaves como una esponjosa nube o un conejo blanco de ojos negros- Cómo dije, amplia tus perspectivas. No espió, solo me aseguro con quien hablo y te cuido. -Reí divertido ante mi propia exclamación y levanté un dedo con suavida, para ser exactos el índice y lo llevé cerca de mi rostro como si hubiese tenido una idea- Ya entiendo porque estás aquí. -Informé sonriente y me crucé de brazos orgulloso de mi imaginación e intuición pero pronto lo miré preocupado y apoyé mis manos cálidas de uñas blancas en sus mejillas sintiendo que estaban heladas- Que terco humano, haberme dicho que estabas helando. -Abrí un portal del que salió un enorme zorro amarillo con nueve colas y una bufanda blanca y roja- Ior, cúbrelo. -El kyubi se acercó y rodeó al Sanzo con su peludo cuerpo mientras sus colas hacían de manta- Y antes de que rabies, déjame decirte que ni yo ni mi digimon aceptamos un no, vas a morir si te expones así. -Busqué con la mirada al acompañante digimon de el humano, debía estar cerca pero yo no creía en las casualidades, solo en las causalidades- Bien, si tu compañero no está cerca y el destino arregló éste encuentro supongo que te regalaré una parte de mi. -Una esfera de datos del mismo tamaño que yo poseía me envolvió dejando ver mi forma digimon, Shakamon.

En mis manos morenas cree, con una parte de mi digicore un pequeño objeto ovalado, un Digi-Tama que acerqué al humano- Éste es un Digi-Tama, tu compañero digimon. Tómalo y cuida de él, hacerlo te enseñará muchas cosas, eso es parte de ser un niño elegido. -Sentencié.

_________________


Spoiler:
Shinya C. Stelliferum
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Una conversación ante lo divino (privado)

Mensaje por Sanzo el Lun Jun 27, 2016 8:09 pm

Su cuerpo comenzaba a mostrar síntomas del frio comenzando a temblar aunque, se podía decir que causar de aquellos leves temblores era que temía a la furia del otro pero, nada podía estar mas lejos de la verdad. No le temia, estaba acostumbrado a esas reacciones de parte de profetas, monjes, padres, sacerdotes, entre otros santos religiosos que reniegas el aceptar el intercambio de ideas que pueda disminuir el alto pedestal que estaban sus dioses. Alguno reaccionaban con indignación y se retiraba. Otros gritaban y incluso algunos se abrían a la violencia. No solo era ellos, hombres comunes mataba por ello, sea en guerras o por las calles.

Cerro los ojos recordando eso –si tu diosa ya lo sabe todos entonces, la compadezco pues será su eternidad, mas larga y aburrida que de las piedras. En lo personal de parte de este blasfemo, creo que incluso los dioses pueden seguir aprendiendo. Los tiempos cambia, asi como lo que le rodea. En lo personal eso es bueno, las cosa que no cambian son aburridas y con cada cambio se abre un abanico de posibilidades. Ella como tu están en constante cambio, viendo y aprendiendo. Cambiando sus perspectivas, aveces participando o a veces viendo como todo avanza- vio el arma y ya podía despedirse de su vida. Cerro los ojos, con el cuerpo tan frio como lo sentía las posibilidades de no sentir nada eran altas pero el. Fueron la palabras del muchacho que lo hicieron abrir de nuevo lo ojos estaba sintió algo de dolor al hacerlo, al parecer comenzaban a secarse los ojos, miro el arma algo extrañado –creo que soy el ignoran de esta conversación pero, ¿no era Byakko un tigre blanco?- consulto mientras tendía sus manos, mas pálidas de lo normal incluso algo azuladas en la punta de los dedos, apenas toco el arma pudo sentir un latido y estaba caliente, no por el fuego, cosa que extraño Byakko es la deidad que simboliza el rayo y el aire, siempre intuiyo que de invocarse seria por medio de una tornado o de la caída de un trueno, suzaku era quien reinaba el fuego. Quiza eran esos aspectos lógico los que debía desechar para entender este mundo. No era el calor de un arma recien disparada, no, ese calor que sentía era calor corporal, el mismo calor que se siente cuando se posa la mano en el lomo de un animal –esta vivo…- miro el armas –siempre me pareció gracioso lo parecido que se suena y se escriben las palabras arma y alma-

-¿a si? ilumíname con tu conocimiento- respondió algo sarcástico –supongo para irritar a un digi…- no pudo continuar pues unas manos sobre sus mejillas llamo su atención. El muchacho, con dolor de músculos o no, golpeo las mano del muchacho a posandolas de él –si yo me metí solo en esto, entonces saldré solo, no quiero deberle nada a nadie- gruño con fiereza, en su crianza, en un templo donde todos te odiaban, era normal que el rubio, no creyese mucho en la buena voluntad de los extraños. Sobre todo los que hace unos momentos tuvieron intenciones negativas contra el. De una portal emergió un kyubi de tipo común pese a su rango, dado a sus estudios de la tradición japonesa la jerarquía de los… ¿que demonios importaba eso ahora? Trato de alejar al kyubi de el, pero sus movimientos eran torpes y lentos. No le quedo de otra que mirar con molestia al otro –yo no te pedí ayuda- suspira con fastidio, si se moria de frio era su propia culpa por a ver dejado de lado la meditación y nublar su mente en esta charla – je, nos falta un oso- miro al muchacho -¿quiere que te encienda una ogera conejito?-

Casi le causo gracia cuando el hombre adopto la esplendorosa figura de uno de los trece budas que estuvieron en la historia, justo sus frias manos con las palmas una frente a otra y canto un sutra- naamaku saamanda bodananbaku, naamaku saamanda bodananbaku- bajo las mano y miro al digimon de cabello largo - kutai, Jittai, Mettai, Dotai- aun con el arma byakko en mano#ccff99jo en su regazo –tu nombre en esta forma es shaka ¿verdad?- pregunto en tono bajo, no por errar solo que se sentía muy fatigado-je te pareces mucho… aun que solo sea de apariencia….espero ala otra poder hablar contigo en mejores circunstancias….-

Comenzó a escuchar distante y borrosamente noto que ese ser le acercaba algo…respecto al objeto que sostenía el ser, quería levantar sus manos pero estando cerca de tómalo, sus ojos comenzaron a cerrarse y los sus dedos comenzaban deshacerse en partículas de datos, su cuerpo brillaba a causa del borrado, dejo caer sus manos y cerrando los ojos desapareciendo en una nube de dato, los cual al ser visto no parecían tener tanta información como el que tendría un cuerpo, el sonido metalico del rifle contra el suelo resonó con algo de fuerza, las ropas prestadas cayeron sobre las colas del kyubi a falta de cuerpo que les sostuviera…

En el monte Jiuhua en china

Sanzo abrió los ojos abriendo la boca de golpe tragando todo el oxigeno, en forma tan repentina que se atraganto y tocios un par de veces, estaba en el templo Liánhuā dì yī pero, ¿no estaba acaso en el digimundo hablando con un tipo y un kyubi?. Miro la velas encendidas que no parecían haber bajado mucho des de la ultima vez que las viese, levanto y camino hacia la puerta… fue un sueño o una visión ¿de verdad paso? Abrió las puertas del salón dejando que el frio viendo entrase mientras el salía, camino hacia sus aposentos, tan metido en sus pensamiento que no era conciente de los saludos de los demás monjes, estos no le tomaron mucha importancia, ese Sanzo no solía devolverles el saludo. entrando en su baño coloco el agua caliente, tapando la desembocadura de la cañería dejando que el agua caliente se acumulase. Se miro en el espejo, estaba palido mas de lo usual. Pero era normal en la sala de meditación

-quizá todo fue un sueño en realidad- comento para si

-.-.-. esa noche se quedo en el patio buen abrigado esta vez, con una cajetilla de cigarros sobre su regazo, una bandejas con sake caliente y algunos bocadillos. Contemplando la luna. Pensado en aquella visión o sueño
Sanzo
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Una conversación ante lo divino (privado)

Mensaje por Shinya C. Stelliferum el Jue Jun 30, 2016 10:51 pm

Una pequeña estrella brilló a ojos de aquel Sanzo y no tardó en dirigirse hacia él, casi como una ilusión creada por aquel viaje que parecía casi ilusorio pero no lo era porque el frío que poseía su cuerpo no era el mismo del ambiente y el hecho que una estrella se haya vuelto fugaz con solo ser observada no era común. Frente al de cabellos color beis se materializó aquella fulgurante y preciosa estrella, el digi huevo que había mostrado el albino antes que el budista desapareciera del Digimundo. Claro, aquél pequeño no venía sólo y otro objeto envuelto en luces coloridas, como las que los cristales mostraban al reflejarse con el sol.

_________________


Spoiler:
Shinya C. Stelliferum
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Una conversación ante lo divino (privado)

Mensaje por Sanzo el Lun Sep 05, 2016 2:15 pm

sus pensamientos divagan en esta noche fría, pese al hermoso espectáculo natural en el firmamento y el saque se amenazaba con ponerse frió, bajo su vista notando el firmamento reflejado en su copa de sake, sonrió suavemente, mientras llevaba a sus labio la copa que reflejaba las estrellas de esas despejada noche. recordado a las deidades induistas, a krishna y su leyenda, en su boca habitaba el universo, bueno el se estaba bebiendo un cielo estrellado, no esta mal para un mortal, pensó divertido. pero aquella distracción lo llevo devuelta a su mente que hombre, ser, dios, monstruo... lo que sea... rememorar la conversación mitras se servia otro poco de sake y miro al cielo donde noto una extraña estrella, dejo la copa y llevo un cigarro a su boca encendiendo lo, salio totalmente al patio y noto que ese astro movia quizá una estrella o basura del espacio que caia a la atmosfera. chasqueo la lengua, pensado en regresar a su lugar cuando notos algo inusual, la estrellas parecía dirigirse ¿hacia el? nego por un momento pensado que estaba loco pro ala pasar de los segundo se hizo evidente que si, retrocedió unos pasos pensando en correr pero, que ganaba con eso... la estrella de impactar volaria todo el templo, suspiro y se relajo decidió no enfrentar esto con temor. cerro los ojos y sintió una aire cálido rodear su ser, como en un dia despejado de verano, abrio sus ojos suavemente y noto el huevo que vio en su vision flotando a su lado unido a el algo de luz segadora, sanzo tubo que cerrar los ojo y dejar que sus instintos decidieran si huir o no fuese la mejor opcion pero, contrario a lo que una persona con "cerebro haria" el camino acercadnose mas, tomando el huevo y que objeto resplandeciente
Sanzo
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Una conversación ante lo divino (privado)

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.